Inspección de tuberías mediante cámara robotizada

Uno de los servicios más actuales para revisar las tuberías y alcantarillado, es un servicio que se realiza gracias a un robot de 40 centímetros, que cuenta con una cámara con la que recorre la red de alcantarillado. Este robot es capaz de detectar averías y grietas, además de la posibilidad de repararlas con el menor tiempo posible. Como puedes ver, con este robot se puede hacer una inspección muy rápida en la tubería, con la ventaja económica ya que cuesta mucho menos que los métodos convencionales.

Con esta novedad tecnológica se puede actuar con más rapidez y mayor eficacia, además de prevenir cualquier deterioro en la red porque gracias a este pequeño robot se puede reparar antes de que sea una avería real.

Cuando se coloca el robot en la tubería se puede dirigir desde el centro de control, que está ubicado en el interior de la furgoneta, donde se reciben las imágenes con buena resolución. El técnico controla al robot y así puede ver donde esta el problema en la tubería.

Con un escáner óptico en 3D se puede ver en fotografías de alta definición se puede ver toda la canalización de la tubería sin problema. El equipo informático compone las fotografías para ver donde está el problema si es mucho más profundo.

Con una película interactiva se puede detectar cualquier tipo de defecto en las tuberías y sistemas de canalización. Un robot que evitará muchas molestias a vecinos o habitantes de la propiedad.

Además, gracias al pequeño robot se puede ahorrar mucho dinero en obras, ya que no hay que levantar aceras, pavimentos ni perforar tuberías, además de que se tarda mucho menos tiempo.

Un novedoso robot que está equipado con un tubo para realizar las reparaciones e impermeabilizaciones en el interior de la tubería. El tubo funciona de forma sencilla, ya que al llegar al lugar donde hay que realizar la reparación se hincha hasta sellar la zona.